15 mayo 2009

Fuga de cerebros, ese gran éxito

Primero fue Mentiras y gordas (de la que ya hablamos en su momento) y ahora Fuga de cerebros. Ambas comparten dos cosas: un Mario Casas cada vez más cerca del estrellato y tener el honor de haberse convertido en los únicos nº1 del cine español en este 2009. Cuatro millones de euros en tres semanas y unas cifras de recaudación que aguantan estoicamente semana a semana. Increíble.

Y sí, no me he olvidado de Los abrazos rotos, esa infravalorada película que se ha convertido en el primer fracaso de Almódovar en muchos, muchos años. No es redonda, desde luego, pero no merece el varapalo crítico y comercial que ha tenido. Yo me alegro mucho de los éxitos del cine español pero es una verdadera pena que cosas tan simpáticas como Dieta mediterránea o la muy bien lograda El truco del manco pasen tan desapercibidas en comparación con las dos cintas adolescentes.

Siempre he pensado que uno de los problemas del cine español es su estúpida aversión a la promoción de las películas (si realmente quieren que su película se vea, deberían dedicarse partidas mayores a la publicidad de éstas) y el aparente nulo interés de los cineastas españoles por pensar en el público. Poco a poco se van dando pasos pero espero que estos vayan más allá de fugas, mentiras y gordas varias.

Tres párrafos y todavía no he hablado de Fúga de cerebros como película. ¿Por qué? Pues básicamente porque no hay demasiado que decir. En la línea de cosas como American Pie o Road Trip, la cinta da exactactamente lo que promete. Es entretenida, tiene buenos puntos y un gran personaje, el "chuli", el adolescente ciego interpretado excelentemente por Alberto Amarilla, una de las mayores promesas del cine español. Lo bien que está aquí y en El camino de los ingleses y lo forzadísimo que me resulta en Acusados, aunque claro, ahí la reina del cotarro es la hipersobreactuada Goya Toledo. Cada vez que la veo en escena deseo que la echen a los perros... pero bueno, que me estoy yendo del tema.

Fuga de cerebros abusa del humor escatológico (con más desaciertos que aciertos), parece un chiste (un gitano, un inadaptado, un paralítico, un cielo y un gay.... que sacan del armario a patadas sin venir a cuenta en el último momento y haciendo un paralelismo de lo más chungo), tiene la escena de sexo más gratuita de la historia del cine español - que no es poco - con esa explícita ensoñación que tiene como única excusa demostrar que en realidad hay tetas en el paraíso.

Y podría seguir, y seguir... pero tampoco merece la pena. Afortunadamente la vi en el preestreno que con lo malitas que están las cosas, seis euros pueden marcar una diferencia.

3 comentaron:

Vivir Rodando dijo...

Estoy contigo. Cuando se habla mal del cine español muchas veces es por desconocimiento. Si nos quitaramos de prejuicios veriamos algunas joyas

julyqueer dijo...

Estoy contigo, la escena de sexo más gratuito de este año está en esta película ;)

GUSTAVO dijo...

Muy bueno tu blog!!!
Me gustaria intercambiar links, pasa por el mio.
Saludos.

http://cinemaparadisouy.blogspot.com/

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Powerade Coupons