18 septiembre 2009

Tarantino vuelve a la gloria con Inglorious Basterds

Permitidme la licencia del juego de palabras fácil para encabezar el comentario sobre la última obra del maestro Tarantino, presentada hoy mismo en la 57 edición del Festival Internacional de Cine de San Sebastián a la vez que su estreno en los cines.

Siendo sincera, no esperaba demasiado de este nuevo título debido principalmente a algunas críticas que circulaban por ahí y a que Death Proof no fue todo lo que esperaba de ella (sobretodo en contraste con la genialmente absurda Planet Terror). Pero Inglorious Basterds (Malditos Bastardos) ha devuelto a nuestras pantallas a ese Tarantino socarrón, vacilón, inteligente y estrambótico que tanto nos gusta.

No quiero entrar en spoilers ni estropear guiños así que, hablando en general, el film ambientado en una Francia ocupada en plena Segunda Guerra Mundial, emana genialidad desde las críticas y momentos más obvios hasta los pequeños detalles.

Tarantino vuelve a la estructura por capítulos que tan bien le funcionó en Kill Bill pero que aquí se hacen pesados en ocasiones. Cada fragmento en sí mismo es fantástico como una pieza separada pero la diferencia contenido de cada uno de ellos hace, en un par de ocasiones contadas, decaiga el rimo debido a la duración de las secuencias.

Pero, por otra parte, uno de los elementos que más destaca de Inglorious Basterds es la envidiable habilidad del director para crear suspense en prácticamente todos los capítulos (secuencias) durante el film. No sólo hace reír al espectador, se preocupa de mandarle guiños y críticas y, en definitiva, le entretiene, sino que además se las apaña para tenerle en tensión constante. Es imposible saber por donde va a salir la trama.

Pero si algo tengo que remarcar es a Christoph Waltz como el “caza-judíos”, un maestro de la palabra y del doble sentido, un genio a la hora de jugar con cualquiera que tenga enfrente que roba cualquier escena en la que aparece. Sencillamente magnífico.

Lo mejor: Christoph Waltz. Que el guión no de ni un respiro al espectador: cuando no estas riendo, estas tenso, con ganas de aplaudir o, simplemente (y dicho llanamente) flipando en colores. Que crece a medida que avanza.
Lo peor. A pesar de que su larga duración es apenas perceptible, sí tiene un par de momentos en el que su ritmo decae.
El momento: La secuencia “King Kong” y todo lo que le sigue.
La imagen: El colofón final “en la frente”

Malditos Bastardos es irónica, violenta, caótica, inteligente, divertida, estrambótica, incisiva y paródica. Un guión y una dirección de actores espléndida para el primer título imprescindible del otoño.

6 comentaron:

satrian dijo...

Te ofrece algo completamente distinto a lo que te vende, los Bastardos son un macguffin, porque practicamente no aparecen, sin embargo te cuenta una historia de venganza, y sobre Hans Landa un interrogador sutil, que se lleva gran parte del peso de la película.
Con su erase una vez, te reta a ver su cuento, si entras en sus reglas disfrutarás como yo lo he hecho.
Lo de toma en la frente, puntazo, y gracias a Tarantino por volver a esas escenas larguíiisimas repletas de grandes diálogos, no tan buenos como antaño, pero buenos al fin y al cabo.
Yo le he puesto un ocho.

OsKar108 dijo...

Os habéis puesto de acuerdo varios bloggers para hablar del mismo estreno, lo que dice bastante a las claras lo mucho que atrae este director.
A mi, generalmente, me gusta mucho Tarantino (y Brad Pitt) y tengo ganas de ver esta nueva película suya.

¡Saludos!

Eldemo dijo...

Menos mal que no fui el único que salió un poco decepcionado de Death Proof, jejeje. Inglourious Basterds es genial, me pasa como a Satrian, que me encanta que haya vuelto a estos superdiálogos.
Waltz está inmenso, aunque solo saliese en el primer capítulo, solo por verle en esa escena ya merecería la pena, un inicio demoledor.
Y la secuencia King Kong buenísima xDDD

Anónimo dijo...

Pues para ser sincero yo me esperaba bastante mas, me resulto tediosa y a mi juicio, y no me las doy de listo, predecible y muy chabacana, se que es lo clasico de tarantino volver a el cine de accion y serie b con una vuelta de tuerca, pero el momento frontal del final es de las pelis mas casposas de accion tipicamente americanas, y si a eso le sumamos que ciertos personajes siguen pareciendo estupidos.... pues si eso es critica que me corten las venas, que yo soy mas sarcastico con un florero en el culo y un billete de 100 en la boca:P

Holden Caulfield dijo...

Aquí uno que se lo pasó bomba durante la película... es sorprendente lo entretenida que es a pesar de que 120 de sus 150 minutos son, básicamente, personajes hablando, hablando y hablando... hay un montón de escenas memorables, la película es una gozada, divertida y genialmente interpretada (Waltz va lanzado por el Oscar).

Silvio dijo...

Me encanta el Blog. Recientemente colgué una review de Basterds y una entrevista que realicé a Juan José Campanella. Agregaré un link en mi página a este blog, entre cinéfilos debemos rascarnos la espalda.

Un abrazo!!

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Powerade Coupons