22 junio 2011

Esta vez sí, Woody Allen vuelve por la puerta grande

Woody Allen no debía de estar en clase el día que el profesor dijo eso de que, a veces, en la vida, menos es más. A sus 75 años de edad, el cineasta neoyorquino mantiene su costumbre de estrenar una película todos los años hasta estar a punto ya de contar con 50 títulos en su filmografía como director. Tras años en la cuerda floja, lo podemos decir con todas las letras: el director de Annie Hall ha recuperado su mojo gracias a la más que recomendable Midnight in Paris.

Harto de ver cómo la prensa española sobrevaloraba la obra más reciente del neoyorquino, un servidor no sabía que pensar cuando leyó las críticas unánimas provenientes de Cannes que avisaban de las virtudes de su último trabajo, una comedia que le llevaba de nuevo a la muy cinematográfica ciudad de París.

La ciudad francesa, que ya visitó en la comedia musical Todos dicen I love you, es el escenario en el que se reune un fantástico grupo de actores en el que nos encontramos a Rachel McAdams, Michael Sheen, Marion Cotillard o Kathy Bates acompañan a un extraordinario Owen Wilson, un cómico que nunca había sido santo de mi devoción y que aquí sobresale como el carismático protagonista de una historia cuyos detalles jamás deberían ser revelados a los espectadores que aún no han visto la película (una deferencia que no han tenido muchas de las críticas escritas sobre el film).

Sin entrar demasiado en materia, el último paso en el tour europeo del director (que ya le ha llevado a Londres - en tres ocasiones - y Barcelona, con un rodaje previsto este verano en Roma) sigue a un escritor de televisión (cuyas aspiraciones artísticas son ponerse de una vez por todas a escribir una novela que desafíe sus habilidades creativas) que va de viaje a la ciudad parisina con su prometida y la familia de esta, quedando atrapado en una rutina y un futuro que le agobian.... hasta que encuentra una fascinante y un tanto mágica vía de escape.

INSTRUCCIONES DE USO: Dejad de lado la crisis creativa en la que se encontraba el director y guionista durante la última década: la aventura francesa de Allen convencerá y conquistará a los que se dieron por vencido con el director de la mediocre Conocerás al hombre de mis sueños o a los que, como un servidor, seguían viendo sus películas por defecto, sin interés ni pasión alguna. Una auténtica delicia.

Si Midnight in Paris (cuyo referente más directo en la filmografía del cineasta sería la fantástica La rosa púrpura del Cairo) sobresale como el mejor trabajo de Allen desde Match Point es porque se deja llevar visual y conceptualmente más allá , ofreciendo una propuesta visual sorprendentemente cuidada por Allen (que siempre ha prestado más atención a los diálogos que a la puesta en escena del film) y lanza una reflexión que debería ser tenida en cuenta: el mito de que todo tiempo pasado fue mejor probablemente sea eso... un mito.

Cuando ya pensábamos que Spielberg, Eastwood y Scorsese eran los únicos genios de los años 70 que aún tenían cosas que contarnos, el director de Midnight in Paris se saca un conejo de la chistera con una propuesta divertida, curiosa y llena de guiños que nos hace recordar por qué le consideramos durante décadas uno de los grandes del cine. Y está claro que no soy el único que lo piensa: esta deliciosa comedia va directa a convertirse en la película más taquillera de Allen en las dos últimas décadas.

1 comentaron:

Jos dijo...

Estoy de acuerdo con lo de Match Point, fue la ultima mejor. ;-)
Estoy deseando de ver a Owen Willson de la mano de Woody.
Y me encanta el cartel, con esa recreación de la noche estrellada.

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Powerade Coupons