24 febrero 2009

Crónica de una noche histórica

El (merecido) premio a Penélope Cruz como mejor secundaria del año no es sino la recompensa a una mujer que, diez años atrás y con todas las papeletas para convertirse en la mayor estrella del cine español, decidió irse a Estados Unidos, sin saber hablar inglés (un idioma que ahora domina a la perfección aunque manteniendo demasiado su acento español), con una mano por delante y otra por detrás para intentar cumplir el sueño al que se refería en su emotivo discurso del domingo. Se vio obligada a actuar en películas terribles (podría enumerarlas pero esta vez no lo haré, todos sabemos de qué estamos hablando) hasta que consiguió hacerse un nombre y ser tenida en cuenta para citas mayores. Almodóvar fue fundamental para que Hollywood lo viese con otros ojos: la maravillosa Raimunda le abrió las puertas del cine de qualité, logrando su primera nominación al Oscar. En 2008 fue la volcánica María Elena y una estudiante cubana que seduce a Ben Kingley. 2009, de nuevo, será su año: nuevo film con Almodóvar y un papel secundario pero estelar en Nine, un musical con un reparto de ensueño. Que no se extrañe nadie al verla el año que viene nominada de nuevo. Es su momento. En una industria tan complicada como la del cine, los actores tienen que aprovechar sus cuatro o cinco de años de gran estrellazgo (sólo algunos pueden sobrevivir más allá de eso en lo más alto) para interpretar grandes papeles. Que se lo digan si no a Nicole Kidman, hoy en día perdidísima después de haber estado en lo más alto.


El resto del reparto de premios fue de lo más predecible, con la excepción de los premios a mejor película extranjera y mejor actor protagonista: un gran actor se iba a ir sin premio esta noche y finalmente le tocó a Mickey Rourke. Harvey Milk consigue darle a Sean Penn un segundo y muy merecido Oscar: el actor está inolvidabe, borrándose a sí mismo para componer un papel complejo y emocional. Creo sinceramente que Slumdog Millionaire es la justa vencedora de 2008 aunque ocho premios me suenan un tanto exagerados. Con la película de Danny Boyle se le presentó a la Academia la oportunidad de, por fín, premiar a la cinta indie aclamada del año después de las consolaciones presentadas en forma de premias al mejor guión para cintas como Juno, Pequeña Miss Sunshine, Entre copas o Lost in Translation. No obstante, no ignoremos la trampa: Slumdog Millionaire no deja de ser una película que habla del sueño americana. No importa que sea británica y parezca de Bollwood, en el fondo estamos ante la historia (americana) de siempre, contada a través de los (psicotrónicos y pasionales) ojos de Boyle.



Hugh Jackman dijo que él no sería el típico presentador de los Oscar, que él no era cómico y que el show, tal y cómo los productores prometieron, iría por otro camino. Uno digno de aplaudir, todo sea dicho. Los números musicales, especialmente el homenaje a los musicales más importantes de la historia del cine (aunque faltó Cabaret), dieron lucimiento a una gala que, gracias a la entrega consecutiva de premios técnicos, supo mantenerse entorno a las tres horas de duración. Algo que tiene especial mérito por la brillante, aunque algo caótica, decisión de traer cinco antiguos ganadores para dar cada uno de los premios interpretación. Ver la muy emocionada cara de Anne Hathaway (quién, por cierto, da la mejor interpretación del año en su categoría) al oir a la estrellona Shirley McLaine hablar de ello, no tiene precio. Así que, en definitiva, felicidades por la gala. La mejor en años.


Lo más de lo más de los Oscar
Lo más justo: Kate Winslet ganando un Oscar que se había hecho esperar demasiado tiempo. Gracias a Dios, se mostró más controlada y mejor articulada que en anteriores discursos.
Lo más esperpéntico: Ver a una Sofia Loren, indudable diva del cine mundial, más (y peor) operada que Cher. Matthew Broderick, todo él.
Lo más emotivo: el discurso de Dustin Blance Lack al ganar el premio a mejor guión original por Milk.
Lo más populista: el discurso de Dustin Blance Lack , por hacer pausas en su reivindicativo (y excelente) discurso para el momento "aplauso" del público´
Lo más divertido: la hilarante parodia de Joaquin Phoenix por parte de Ben Stiller. El montaje de las pelícuals de 2008 a través de Supersalidos.
El más guapo: Robert Pattison, James Franco (always) y Hugh Jackman, macho alfa
La más guapa: Robin Wright Penn, eternamente bella y eternamente desaprovechada (una gran película para ella, ya!). Jessica Biel y Marisa Tomei iban también impecables.
La más horrenda: Beyonce, puro jarrón chino como dijo un amigo, con el vestido con el que llegó a la gala
El más feo: Adrien Brody… nunca fue un adonis pero parecía un tanto vagabundil con esa barba.
Lo más autentico: "I grew up in a place called Alcobendas". Me encantó además la parte del discurso en español.
La más homenajeada: Grace Kelly, absolutamente presente en el peinado de Kate Winslet
Lo más criticable: la cobertura de Canal +, con especial atención a la terrible fiesta que el canal hizo en la sala Shonko y a las traducciones en la alfombra roja, comiéndose el 80% de las declaraciones

6 comentaron:

freddy dijo...

Pero Nicole más que perdidisima lo que anda es entre peliculas flojas (ayer vi Australia), malas o pifias de impresión (hola brujula dorada!), simplemente ella misma la ha cagado pero bien. En fin, tendré que ver Vicky Cristina Barcelona para al menos criticar el premio a Pe con conocimiento de causa :P, y qué pena que el Oscar de Winslet haya tenido que ser por The Reader, buf

osKar108 dijo...

Muy pocas sorpresas, la verdad, el premio a Penelope estaba cantado, y aunque se lo ha merecido (en Vicky Cristina Barcelona está sensacional) yo se lo hubiera dado a Amy Adams, que me gustó más en su papel. Por otra parte y sin discutir que SlumDog Millionaire es maravillosa y me encanta, yo hubiese dado algún premio importante también a Button (el de director a David Fincher, me encanta este director) porque me sabe a poco que se haya llevado solo 3 (en aspectos técnicos algo menores) de sus 13 nominaciones y SlumDog, que repito es maravillosa, solo ha perdido uno (más el de canción, que competía con Wall·e y contra si misma), pero se ve que este año han optado por premiar masivamente a la película "pobre", ya sabemos que cuando el viento sopla de un lado en los oscar se vuelven monótonos. Ojo!! repito (por tercera vez) que SlumDog Millionaire es fantástica y se merece muchísimos premios, pero es como lo de Penelope, desde que se estreno se sabía que el oscar tenía dueña, menos mal para Kate Winslet que la nominaron a mejor actriz principal por The Reader si no .... pero no quiero parecer cruel pues me alegro por Penelope y por la gente que ha participado en SlumDog Millionaire pues se merecen los distintos premios conseguidos, solo quería reseñar que en los Oscar se les ve demasiado el plumero demasiado a menudo, como siempre.

¡Saludos!

DaniDeidea dijo...

Estoy de acuerdo en que Slumdog no es una película como para 8 Oscar; y también me encantó. Pero como dices con lo del sueño americano, me pareció demasiado "ideal". Quizás al mejor director se lo podían haber dado a Fincher (y a ver cuándo nominan a Aranofsky!); o música a Wall-E... Pero bueno, es lo que hay. De todas formas, se lo merece como mejor película del 2008.

Dani, que raro que no hayas mencionado nada del póstumo de Ledger. No te querías poner sentimental o que? O era demasiado obvio?

Y felicidades a Pe, sobre todo por ser tan campechana y decir Alcobendas delante de medio mundo, jajaja! Ole sus huevos :P

Holden Caulfield dijo...

Pues del postumo no digo nada básicamente porque se me ha olvidado si jajaja De todos modos no iba a cambiar mi discurso a estas alturas. Pienso lo que puse en el post de la quiniela: es un premio muy merecido que se ha visto ensombrecido por el factor de que Ledger ha muerto. Estoy de acuerdo que esto le ha beneficiado en parte para atraer atención tanto a la película como al personaje pero es que, independientemente, me parece que hace un papel brutal, superior a sus cuatro rivales.

Ángela dijo...

Puajjj
como te has vendido Daniel.
Ahora Penélope resulta que es la reina del mambo??
Lo de Alcobendas precisamente lo dijo para ir de campechana, como el rey, pero de campechana no tiene nada...(tampoco el rey, que se va a cazar osos a Rumanía)
En fin. No he visto Vicky, Cristina, Barcelona, pero de todos modos Penélope me gusta tanto como a tí Scarlett Johansson.
Y de las dos películas que vi nomiadas, Button y Slumdog Millionaire...me quedo más con Button. Slumdog me ha gustado mucho, pero como para darle el Oscar a la mejor película....no.
Coincido con alguien por aquí arriba que propuso el oscar a mejor director para Fincher...aunque no mejor película, al menos mejor director. El trabajo de dirección de Button creo que era más laborioso que en la de Slumdog.
Y la gala. He visto partes sueltas en internet, y me ha gustado, me ha parecido original y amena. Y sobre todo que los invitados estaban muy cerca del escenario, como más familiar, más recogido. Muy bien.

Holden Caulfield dijo...

Yo no me he vendido a nadie... básicamente porque a mi Penélope Cruz me gusta hace años y eso se puede leer en varios posts del blog publicados hace tiempo.

Podría enumerar las razones por qué me gusta pero ya lo hacen aquí (http://vivirodando.blogspot.com/2009/02/penelope-cruz-el-odio-injustificado.html)

Yo también puse en mis predicciones que prefería un premio a la mejor dirección para Fincher

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Powerade Coupons