08 febrero 2009

El fin del sueño americano

No deja de ser curioso que mi esperada Revolutionary Road, esa película de la que ya he hablado varias veces con anterioridad, ocupe el post número 200 (que serían bastantes más si la irregularidad no viviese dentro de mí) en la historia de La Última Película.  


La nueva película de Sam Mendes (pocos directores tienen tanta personalidad y talento como él hoy en día) es deprimente y amarga. La reunión  de Leo y Kate (los mejores actores de su generación, aquí fantásticos) es un regreso a los temas que el británico ya tocó (magistralmente) en American Beauty. No obstante, si en su ópera prima había cabida para el humor negro y la ironía, los caminos revolucionarios de su cuarta película no traen más que agonía y desesperanza para unos personajes que ven como la vida que siempre soñaron desaparece ante sus ojos, ya sea por cobardía, egoismo o conformismo. 

Sentimientos encontrados tengo ante el papel de un, por otra parte, excelente Michael Shannon. Aunque considero que es un personaje muy de manual, son sus escenas las que resumen claramente el tono y el mensaje del film. Ese Me alegro de no ser ese niño es absolutamente demoledor. Intensa y desasosiego, Revolutionary Road es tan ejemplar como excesivamente fría. Es difícil indentificarse con una historia y una pareja tan machacona como la que cuenta Richard Yates en su afamada novela. Lo peor de todo es que resultan más agobiantes las escenas en las que, por momentos, los personajes creen que su vida va a cambiar que cuando se dan cuenta de que el castillo de naipes se ha caído por todas partes. En definitiva, brillante pero demoledora. 

 
Dado el alto número de películas que estoy viendo estas semanas (y el poco tiempo que tengo para comentarlas) aprovecho el post para hablar de otra de las cintas que protagonizan los Oscar de este año.  La duda, la primera película en la historia que consigue cuatro nominaciones para sus actores sin ser candidata como mejor película, es un extraordinario ejercicio de interpretaciones y diálogos que, desgraciadamente, se queda a medio camino. 

A diferencia de la notable Frost / Nixon, John Patrick Shanley es incapaz de darle un mayor empaque a la (interesante) historia que quiere contar. Si la historia estuviese contada con mayor garra estaríamos ante una película todavía mejor. No obstante, esto no impide que estemos ante una película bien llevada, adulta y compleja, algo no demasiado actual hoy en día.  Me quedo también con un perfecto reparto (desde una Davis que se come la pantalla en su única aparición hasta unos Hoffman / Streep perfectos como siempre, sin olvidarme de una Amy Adams llamada a ser una de las grandes estrellas del Hollywood del futuro). 

En conclusión, dos interesantes y complejas propuestas que el buen cinéfilo no debería perderse. Pese a todo, también debo reconocer que ninguna de las dos, especialmente la primera, ha cubierto del todo las altísimas expectativas que de ellas tenía. 

4 comentaron:

osKar108 dijo...

Aún no he visto Revolutionary Road (quiero seguir con las nominadas a mejor película -ya llevo 3/5, Button, Slumdog y Milk- y luego me apetece ver esta) pero sí he visto Doubt y me ha gustado mucho, de hecho me encantaría que 3 de sus 4 nominados actorales fuesen premiados (me ha gustado más el personaje de Amy Adams que el de Penelope Cruz, aunque está muy bien en el film de W.Allen).

¡Saludos!

julyqueer dijo...

Tengo todavía por ver La duda, pero Revolutionary Road, me gustó aunque como tú comentas, me esperaba más de ella. ¿Está pasando algo con el made in USA? Al final ¿tendremos que quedarnos con el cine europeo (español, frances, italiano, alemán, que tan buenas películas nos brindaron el pasado año) y sólo con las series americanas?

Holden Caulfield dijo...

A mi el cine europeo me encanta pero, generalmente, las mejores películas siguen saliendo de Estados Unidos. Este año hemos tenido alguna que otra joya pero también es cierto que otras han acabado decepcionadno.

julyqueer dijo...

Y La duda también vista! Amy Addams me ha encantado, nó recuerdo haberla visto en otra peli anterior, probalemente sí, pero la memoria no es lo mío...
Vistas la mayoría de pelis pre-Oscras (al menos las más interesantes), esta es mi humilde opiníón:
- Wall-E ****
- El Intercambio *****
- Mi nombre es Harvey Milk *****
- Revolutionary Road ***
- The Reader ****
- Slumdog Millionaire *****
- La duda ***
- La clase ****
Por ver:
- El curioso caso de Benjamin Button
- El caballero oscuro
Las que seguro que no veré porque me da el mismo palo que a ti (y a mi) Braveheart:
- Vals con Bashir
- Australia
- Frost/Nixon

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Powerade Coupons