18 marzo 2009

Slumdog Millionaire, directa al corazón

Más vale tarde que nunca. Qué difícil es hacer una crítica de Slumdog Millionaire después de una impresionante lluvia de premios que acabó desembocando en ocho Oscars. La victoria de la película británica supone, por fín, la victoria del cine independiente dentro de la Academia. En años anteriores Juno, Pequeña Miss Sunshine, Lost in Translation y Entre copas habían sido arriconadas en el guetto del premio al mejor guión original. A partir de este año, la Academia podrá decir que ha premiado a lo bestia a una película indie que, por cierto, estuvo a punto de ser estrenada en DVD.

Es cierto pero tampoco podemos ignorar que en el fondo están premiando la conservadora historia de siempre vendida de otro modo: a fin de cuentas Danny Boyle habla del sueño americano, sólo que está visto a través de un filtro británico.


Dos de cada tres críticas de la película se metían con ella por sobrevalorada (ignorando en muchas ocasiones los factores cinematográficos, que son a priori los que se deberían de tener en cuenta), la otra se dejaba llevar por el contagioso optimismo y las poderosas imágenes del último trabajo de Boyle, considerándola la mejor película del año. Yo estoy un poco a medio camino de ambas opiniones, aunque probablemente me quede más cerca de lo segundo. Estoy de acuerdo en que no creo que sea una película para arrasar con tanta unanimidad en la temporada de premios pero también considero que es, con diferencia, la que deja un mayor poso e impacto emocional en el espectador.

Es una good-feeling-movie (uno de esos términos tan americanos pero tan comprensibles a la vez) de lo más clásico pero contada de un modo diferente, llamativo, tremendamente atractivo. “Bollywood llega a Hollywoood”: unos se lamentaban, otros se alegraban por la aparición de nuevos aires. Personalmente creo que va a ser “el titular del momento”, para quedarse así. Después de todo, ¿cuántas veces hemos leído en los últimos años que el musical vuelve, cuando está claro que es un género que sólo puede dar dos o tres películas al año?

No creo que reinvente la fórmula de la Coca Cola. Sin embargo, a mí si me pareció mágica en sus momentos alegros y dolorosamente hermosa en los tristes (creo que las partes de los niños están por encima de los del Jamal adolescente, a pesar de ser mucho más duras - ver la escena de la letrina – aunque también más auténticas – los chavales ejerciendo de guías turísticos - ). Boyle, un director versátil e interesante pero irregular, logra para mí su mejor película, la que más llega al corazón del espectador.

1 comentaron:

osKar108 dijo...

Mi favorita era Button y me parece que este año ya que tenían una gran película "pobre" querían aprovechar para darle el mayor número de premios posibles y así demostrar lo "modernos" que son, porque ya sabemos que muy a menudo los Oscar van según sople el viento ese año. SlumDog me parece una película magnífica y me alegro de que se haya llevado muchos premios en muchos certámenes, pero un poco más repartidos los premios en los Oscar me hubiese parecido mejor. Muy buena película de todas maneras, que es lo que hay que valorar al fin y al cabo.

¡Saludos!

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Powerade Coupons