16 marzo 2007

Excelente juego de niños...



Hace unas semanas tuve la oportunidad de ver Juegos Secretos (Little Children), la segunda película de Todd Field (En la habitación). Los resultados me han convencido plenamente y han saciado mis (altas) expectativas de la película. Podemos alabar desde la dirección clásica pero elegante y atractiva de la película hasta un reparto espléndido. Algunos dirán que es un nuevo American Beauty y ciertamente no puedo negar que es probable que, sin el éxito de la película de Mendes, ésta y otras tantas películas (que nos presentan lo conflictivas que son las familias blancas y disfuncionales norteamericanas) no hubieran llegado a las pantallas. Pero Little Children se despega de estas películas y toma personalidad propia, convirtiéndose para mí en la mejor película estrenada en las pocas semanas de 2007.

La narración de la película no va a convencer a todo el mundo pero a mí personalmente me ha encantado. Nos presenta la historia como un cuento, a través de los conflictos de los personajes de esta coral historia. Otra apunte que me encanta del guión de Field y Perrotta es cómo nos presentan y se abordan los principales personajes de la historia: éstos no son juzgados, vemos sus conflictos y, a pesar de que su conducta en la mayoría de los casos, los podemos entender y nos preocupamos por ellos (incluso por el personaje de Ronnie). Por lo visto la novela original en la que se basa la película era mucho más vasta y se centraba básicamente en el personaje del pedófilo. Creo que es un acierto que aquí el peso de la historia se haya repartido entre esos cuatro o cinco personajes tan bien definidos (incluso el de Noah Emmerich, que tiene una presencia bastante reducida).

Kate Winslet está inmensa (una vez más... convirtiéndose definitivamente en mi actriz favorita). De verás que no entiendo como sigue habiendo gente (no son uno ni dos) que no perdonan a DiCaprio y Winslet (probablemente los dos actores más interesantes menores de 40 años) el hecho de protagonizar Titanic. Es algo que ciertamente me supera. Patrick Wilson demuestra una vez más (ver Ángeles en América o Hard Candy) que puede ser un actor sensacional más allá de su (espectacular) belleza. Si sigue escogiendo los proyectos de forma inteligente se puede convertir en una estrella y en un actor magnífico. Jackie Earle Haley hace una interpretación merecedora de un Oscar que fue a parar de Alan Arkin. Es un trabajo impresionante (ver las escenas madre-hijo, el desenlace o el episodio del coche).
Es sorprendente que no se haya hablado apenas del trabajo de Sommerville, que interpreta a la madre de este. Es una auténtica robaplanos. Gracias al trabajo de ella y Haley las escenas de ambos personajes tienen una fuerza y emotividad poderosísimas.

El único pero (aunque mínimo) que le pondría a la película es el desenlace del personaje de Brad (sin spoilers), que puede resultar algo confuso. Por lo demás el final de la película me parece ejemplar, precioso y desgarrador a la vez. En fín, que ya veis que me ha encantado. Ya hay ganas de que salga en DVD para revisionarla. En fin, un excelente drama cargado de tensión (se agradece aquí la adecuada partitura de Newman).

Lo mejor: El guión y el impresionante reparto
Lo peor: El desenlace de Brad y que no haya tenido más repercusión en los Oscar.
La escena: Ronnie va a la piscina
¿Por qué…. Jennifer Connelly no contrata a un agente que le consiga no sólo buenas películas, sino también papeles con chicha?

No os la perdais ****1/2

1 comentaron:

Cinematic dijo...

Muy buena peli sin duda. Todo es genial salvo quizá la parte final. Hice una crítica en mi blog.

Saludos!!

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Powerade Coupons