18 agosto 2008

Mamma Mía: un festival de excesos (2ª parte)

Antes de hablar de Mamma Mía, voy a mencionar al caballero oscuro que está arrasando en todo el mundo. Nuestra crítica llegará cuando Adri y yo la veamos en VO. Ahora hay muchísimas críticas sobre la pelicula y vamos a esperar un poco. No mucho tampoco, que cada cosa tiene su momento y ahora estamos en el de Batman. Volvamos al tema del post.

Lo sé: hace unos días titulaba mi crónica de la entretenida-a-la-par-que-rídicula La Momia 3 de igual manero que hoy lo hago con la adaptación al cine de Mamma Mía!. Estamos antre otro festival de excesos, en el caso de la película de Fraser nos encontrábamos con un festín de acción y aventuras surrealista y excesivo. Por el contrario, en el film protagonizado por Meryl Streep, la adaptación de uno de los musicales más exitosos en todo el mundo durante la última década, nos encontramos con una selección de temas y una puesta en escena de lo más hortera en una película en la que la historia (más simple si cabe de lo que solemos ver en mi adorado género musical) está más que nunca al servicio de las canciones y de una Streep más pasada y sobreactuada que nunca. No es una crítica: si hay una película en la que esta diosa de la interpretación puede y se merece pasarse de rosca es en un musical inspirado por canciones como Chiquitita, Dancing Queen o la propia Mamma Mía.

Mamma Mía cuenta la historia de una veinteañera (interpretada por una estupenda Amanda Seyfried, quizás la mejor de todo el reparto pese a ser la más desconocida) que el día antes de su boda decide conocer la verdadera identidad de su padre. Toda la historia transcurre en una isla griega hasta la que llegan los tres posibles padres de Sofi y ex-amantes de Donna, su madre. El reencuentro sorprende a todos y... comienza el lío. Junto a lo pe gadizo de las canciones, el otro punton fuerte de la historia su reparto. A la ya mencionada Streep (que este año tiene pendiente de estreno Doubt, por la que, una vez más, suena para los Oscars de la próxima temporada) la acompañan como sus amigas Julie Walters y una Christine Baranski, con larga experiencia en musicales teatres, que se alza como la mejor cantante del reparto con diferencia - algo que se puede comprobar en el tema Does your mother know?-. De los chicos (Pierce Brosnan, Stellan Skarsgaard y Pierce Brosnan, que canta más o menos lo que yo.. o sea, nada) no se puede decir lo mismo, aunque pongan de su parte. Afortunadamente, es una de esas películas en las que se nota que el reparto se lo ha pasado bomba rodándola y eso se traspasa, dependiendo también de lo que te gusten las canciones de ABBA y los musicales, al espectador.

En el lado negativo de la balanza nos encontramos con la dirección algo grotesca de Phillipa Lloyd, que demuestra ser una debutante en el mundo del cine. Que haya hecho un buen trabajo dirigiendo el musical en teatro no la hace válida para llevarla al cine. Otros directores podrían haberle sacado más juego. Tampoco hay que olvidarse de un flojo guión que se hundiría en la de no ser por las ganas que pone su reparto y que depende en exceso de los números musicales.

Lo mejor: Lo pegadizo del repertorio. Los actores saben trasladar a la pantalla lo bien que se lo pasaron rodando la película.
Lo peor: No deja de ser muy poca cosa y como en todo musical compuesto por canciones ajenas, que en ocasiones aparecen más por su fama que por su coherencia con la historia que están contando (algo que ya pasaba, por ejemplo, en Hoy no me puedo levantar). Sufre el principal defecto de los musicales al dejar la historia completamente de lado.
La escena: Varios números merecen ser rescatados ("Mamma mía", "Slipping though my fingers", "Does your mother know) pero yo me quedo con el "The winner takes it all", con una Meryl Streep sacando provecho de la mejor canción de ABBA.
¿Sabías que...Meryl Streep ya había cantado anteriormente en Postales desde el filo o El último show?

En resumen, una película entretenida y divertida que no es para todos los gustos: si no te gustan ABBA o los musicales, huye: te parecerá el horror. Pero si eres fan de Meryl, no te lo pierdas, esta más mamarracha (en el buen sentido de la palabra) que nunca.

2 comentaron:

Sir Di dijo...

Yo me lo pasé genial con esta peli, hacía muuuuucho que no me reía tanto en el cine. Viva MEryl

julyqueer dijo...

A mí me pareció genialísima de arriba a abajo. Sí, es hortera, sí, es cursi, sí, todas están sobreactuadas y se les va la pinza y Amanda Seyfried es la típica niña mona pija y tonta. Pero aun así es TAN buena la película, creo que eso la hace más atractiva y sin duda, creo que iban buscando una peli petarda/hortera ;)

La sala se reía a carcajadas, lloraba en la escena de madre-hija, aplaudía e incluso cajntaba, super buen rollo!

Young and sweet, only seventeen, lalalalala!

Saludos!

P.D. Has puesto dos veces Pierce Brosnan, en vez de COlin Firth ;)

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Powerade Coupons