03 enero 2009

Mi 2008 cinéfilo (Parte II: Julio a Diciembre)

Sigo con el repaso a mi 2008 en películas que comencé aquí y lo hago con Julio, mes que trajo varios blockbusters.

Tuvimos El Principe Caspian, segunda parte de Las Crónicas de Narnia, la cual se antoja demasiado similar a la primera, sin un propósito propio. Hancock fue toda una sorpresa, al igual que sucedía con el anterior superventas de Will Smith, Soy Leyenda, la cosa empieza muy bien: original, divertida, carismática... hasta que tiene lugar el giro a media hora de que acabe y se estropea dejando esa sensación de que se ha visto algo peor de lo que realmente es.

La gran decepción del mes fue X Files 2, Creer es la clave título que, como buena fan de la serie, esperaba con muchas ganas. El film no sólo es una terrible adaptación que desperdicia totalmente la mitología y personalidad de la serie sino que, para más inri, es considerablemente mala como película.

Agosto empezó mucho mejor gracias al estreno de Wall·E, la que es para mí la mejor película del año, una demostración de que las mentes detrás de Pixar son de lo mejorcito de la actualidad cinematográfica. El mes se completó con El Caballero Oscuro, esperada segunda parte de la nueva trilogía de Batman que resulta ser lo segundo mejor del año con su maestría con el guión y el dominio del ritmo (incluso para la duración que tiene) además de la alabada interpretación de Heath Ledger como el Joker.

Las únicas películas que tuve ocasión de ver en Septiembre fueron, de nuevo, a bordo de un avión. Speed Racer no vale nada más allá de su estética, algo que incluso aburre al rato de comenzar la película. La boda de mi novia es una de esas películas chonis totalmente prescindibles pero que tiene líneas de trama tan absurdas que es imposible no reírse. Lo mejor del pack fue Kung Fu Panda, una sorpresa que no me esperaba. La animación, el humor del guión y la acción están bien medidas y entretiene como pocas.

Octubre me trajo risas y lágrimas. Risas gracias a los Coen y su genialmente absurda Quemar después de Leer. Las lágrimas vinieron de la mano de El Niño de Pijama a Rayas, otra vuelta de tuerca más al tema del holocausto que se hace excesivamente dura por el punto de vista infantil.

La boda de Rachel es uno de esos títulos en los que no pasa nada y uno se sienta en la butaca a disfrutar de las interpretaciones de un cast magnífico. Pero Noviembre trajo también a los vampiros vegetarianos que tanto han dado de qué hablar. Crepúsculo no me horrorizó tanto como a Dani, pero es una película con muy poca chicha, desaprovechada, con una realización (y efectos cutres) y acción inexistente. Más satisfecha me quedé con Bolt, un título simpático pero poco más que eso.

Diciembre ha sido testigo de buenos estrenos ya que nos empiezan a llegar títulos esperados como Australia o El Intercambio. Pero ha sido un mes muy ajetreado en el que, desgraciadamente, no he pisado las salas.

Con esto acaba mi repaso a mis pelis del 2008, ya sólo hace falta hacer un breve ranking de lo mejor y lo peor. Pero eso será otro día.

1 comentaron:

freddyvoorhees dijo...

Pues a mí el giro de hancock me gusta :P (aunque no esté del todo bien llevado, eso es indiscutible).

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Powerade Coupons